La solemnidad de la Inmaculada | Fiesta del Don

La solemnidad de la Inmaculada Concepción, que la Iglesia celebra el 8 de diciembre, ofrece más puntos de reflexión.

El primero se refiere a María, Madre de Jesús, don de Dios a la humanidad, mantenida inmune desde el primer instante de su concepción de toda mancha de pecado.

En ella resplandece la vocación de todos los hombres, elegidos antes de la creación del mundo, como dice el apóstol San Pablo, “a ser santos e inmaculados”.

En ella resplandece, en efecto, la dignidad de todo ser humano, siempre preciosa ante el Creador y ante todos los demás hombres.

Por lo tanto, estamos exhortados a vivir con inocencia y transparencia en la sociedad y entre otros.

La segunda concierne a todo hombre, creyente y no creyente, en quien hay un deseo de ser recibido como don, como persona, y de ser considerado como una realidad sagrada. De hecho, cada historia humana es una historia preciosa y única y, por lo tanto, sagrada.

Por lo tanto, requiere un gran respeto.

Todos se llaman así desde lo más profundo de la propia conciencia, para la protección de la vida de todos y cada uno.

Ahora, en María, la Inmaculada, se realiza la síntesis entre la belleza de la vida humana y la verdad del amor.

Una vida de don y de amor sin límites: esto es María para los cristianos.

El amor y la verdad de la existencia humana: este es el secreto íntimo de todo corazón.

Todos estamos llamados a vencer el poder del odio, de violencia, de división, porque nadie puede sacrificar al hombre por otros intereses o fines individuales.

Todos estamos llamados a construir y reconstruir el sentido del bien común, a querer una paz duradera, a darnos unos a otros.

María Inmaculada nos lo recuerda y, como Madre, nos invita a escuchar el anhelo más humano profundo.

Potrebbe interessarti

Articoli simili